Somos instaladores y servicio técnico certificados para el montaje y reparación 

Estamos especializados en instalaciones domesticas, instalando principalmente sistemas de calefacción para la calefacción ambiental y la calefacción de agua sanitaria (A.C.S.). Siempre encontramos soluciones óptimas para cada caso concreto en función de las posibilidades económicas.

Ofrecemos calefacción de gas, calefacción de gasoíl, bombas de calor o sistemas de calefacción solar térmica.

Para la calefacción ambiental podemos ofrecer el sistema de radiadores, suelo radiante o calefacción dentro de la pared.

La calefacción de radiadores, lo enfocamos en radiadores de tipo acero con diseño de placa o tubo.

Los radiadores tipo placas, se pueden instalar en diseño perfilado o plano y para las instalaciones ambientales en los baños, utilizamos la amplia gama de radiadores de toallas o de diseño.

La calefacción por suelo radiante de agua caliente ofrecemos 2 tipos diferentes:

por un lado está el tendido húmedo, en el que las tuberías están fichadas en placas aislantes en una mezcla de hormigón,

por otro lado, está la instalación en seco, en la que las tuberías se instalan en placas aislantes combinadas con paneles radiantes de los paneles de hormigón seco.

La  ventaja de la colocación en seco es el nivel bajo  del piso, sin necesidad para la función de secado de solado y también  menos humedad debido al espacio utilizado. Al finalizar la colocación, se puede instalar azulejos, vinilo o parquet. Para este trabajo, las empresas  especializadas  están a nuestra disposición.

Para la preparación de agua caliente, utilizamos el principio indirecto a través de acumuladores de ACS o en un principio de flujo continuo. Con el principio de flujo continuo, también se distingue el calentamiento de agua caliente y la combinación con calefacción ambiental. Una de las ventajas de instalar acumuladores de agua caliente es una mejor presión y el flujo de agua aunque aumenta el espacio para los acumuladores .

Otra ventaja es la fácil combinación de almacenamiento con un sistema solar térmico mediante sistemas de acumuladores con 2 serpentines de calentamiento independientes.

Además del agua caliente, los acumuladores también se utilizan para sistemas de calefacción y se necesitan sin falta en calefactores como bombas de calor y chimeneas con intercambiadores de calor.